OPINIÓN: Viajad, viajad, malditos

La fuente de Trevi atestada de turistas. Foto CC:  Pxfuel.com
La fuente de Trevi atestada de turistas. Foto CC: Pxfuel.com

 

Por Mariano Belenguer

 

Los viajes… ¡cómo los echamos de menos ahora que la covid nos tiene medio encerrados!.  Llevamos meses deseando volver a emprender esos viajes entrañablemente masificados. Viajes de fin de semana, puentes, veraneos, grandes viajes y expediciones de aventura… cada uno a su estilo.   

Todos, turistas, viajeros o posturistas anhelamos estos tiempos pasados. Y más todavía lo anhelan las grandes compañías aéreas low cost, las archimillonarias cadenas hoteleras, los fondos buitres de apartamentos…

 

¿Recuerdan queridos viajeros, cuando las compañías de vuelos low cost nos trataban como borregos, nos apilaban en los aviones hasta estrujarnos las piernas y nos sableaban y bombardeaban con productos comerciales cada dos por tres, sin dejarnos descansar ni un momento en el viaje? ¿Recuerdan los retrasos en los horarios de salida y las habituales pérdidas de equipajes?

 

¿Recuerdan, cuando al ir a la playa había que madrugar para poder colocar la sobrilla sin tener que pisotear a la familia de al lado?

 

¿Recuerdan los enormes atascos a la entrada y las salidas de las grandes ciudades y lugares turísticos?

 

¿Recuerdan esos maravillosos cruceros que contaminaban más que los 260 millones de coches de Europa? 

 

¿Recuerdan cómo nos maltrataban en algunos restaurantes con enormes colas, un servicio lento por falta de personal y comidas precipitadas, a precios desorbitados en temporada alta. ¿Y qué me dicen de los baños, siempre tan humanamente olorosos y limpios?

 

¡Ay! qué tiempos aquellos…

 

¿Recuerdan esos extraordinarios viajes, exclusivos de aventura y exotismo a lugares "remotos", "recónditos", "solitarios"... que nos vendían en algunas agencias de viajes y que luego estaban repletos de turistas?. ¿O esos lugares paradisiacos llenos de plásticos?

 

¿Recuerdan a esas comunidades indígenas cuyas culturas se destruyen o se convierten en un espectáculo para  las “hordas doradas”?

 

¿Recuerdan esos originales blogs de viajes y sus interesantes -o sería mejor decir interesados- posts selfis llenos de links pagados que presumían ser  de periodismo de viajes?

 

¿Recuerdan  esas ciudades con sus centros históricos abarrotados de turistas, cadenas multinacionales de restaurantes y tiendas de souvenirs por todas las esquinas?; ¿esos cascos históricos convertidos en  parques temáticos cuyos habitantes han tenido que huir o han sido expulsados a la periferia?.

 

¿Recuerdan a los camareros agotados y  sobrecargados de trabajo, y a  las kellys, sudando a gota gorda, desriñonadas y mal pagadas por las grandes cadenas hoteleras.

 

¿Recuerdan…? ¿Recuerdan…?

 

¡Ay! qué tiempos aquellos. ¡Cómo echamos todos en falta los viajes!... especialmente los que hacen los grandes negocios a costa de hacernos creer que somos felices viajando más y de cualquier manera.

 

Viajad, viajad, malditos...

 

¿Volveremos al mismo modelo de turismo?.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

 

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Edita: Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Colabora: Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com