INFORMACIÓN: Un viaje a los lugares emblemáticos de las artes marciales

Templo de Shaolin. Foto (CC): kevinmcgill/ Wikimedia commons
Templo de Shaolin. Foto (CC): kevinmcgill/ Wikimedia commons

 

Por Juan Antonio García Ruiz

 

Todos los viajeros han oído hablar de las 7 maravillas del mundo antiguo, o las 7 maravillas de la naturaleza; incluso recientemente se han determinado los 7 lugares más impresionantes de la era moderna. Todos ellos son motivo suficiente y una buena justificación para emprender un largo viaje. Desde aquí proponemos también un recorrido a 7 lugares, pero esta vez para los viajeros amantes de las artes marciales; un viaje a los espacios más emblemáticos del mundo en la historia de las artes marciales orientales.

 

La región de Kerala, en la costa de la India puede ser un buen punto de partida para iniciar el viaje. Es una región de playas encantadoras, clima tropical y una cultura exótica. La mitología hindú considera al dios Panashurama el padre de todas las artes marciales, y le atribuye también la existencia de Kerala, que emergió del mar cuando Panashurama arrojó su hacha a las aguas.

 

El Kalaripayattu es el sistema de combate propio de esta zona del mundo, y muchos creen que el monje Bodhidarma lo llevó a China, dando lugar a las artes marciales del lejano oriente. La tradición oral de la India sitúa el origen del Kalaripayattu en fechas cercanas al año 3000 a.C., aunque no hay documentos que lo corroboren.

Practicantes de Kalaripayattu en Kerala. Foto (CC): Phil Bus/ Flickr
Practicantes de Kalaripayattu en Kerala. Foto (CC): Phil Bus/ Flickr

Es un sistema muy atlético, basado en un amplio y versátil arsenal de armas, en el que se usan posiciones muy bajas y son frecuentes las carreras y los saltos acrobáticos. Hoy en día se ha convertido en un reclamo turístico por su espectacularidad.

 

 

El Monasterio de Shaolin (China)

 

Bodhidarma viajó a China desde la India. Su camino nos lleva al famoso monasterio de Shaolin. En su viaje, Bodhidarma portaba consigo los preceptos de lo que sería el Budismo Zen. Pero también se dice que, en vista del mal estado físico en que se los monjes debido a los largos períodos de meditación, comenzó su instrucción en las artes de lucha.

 

Esta unión entre filosofía y combate es considerada por algunos el inicio de las artes marciales tal y como las concebimos hoy en día. También se difundieron entre la población china las míticas proezas físicas de los monjes de Shaolin, lo que propició que su forma de pelear fuera una referencia durante mucho tiempo en todo el país.

 

Es la base de los llamados estilos del norte, que a veces se llaman también estilos externos. Todavía hoy, muchos artistas marciales peregrinan al Monasterio de Shaolin en busca de conocimiento y sabiduría, o con la intención de desentrañar el secreto de su legendario arte.

 

Montes de Wudang (China)

 

Las montañas de Wudang se encuentran también en China, algo más al sur que Shaolin. Existen diferentes conjuntos monumentales que albergaron durante siglos a varias colonias de monjes taoístas. Además de seguir el tao, o como parte de este camino, los monjes desarrollaron también unos métodos de combate propios, que dieron lugar a los estilos de lucha del sur de China, y a los sistemas que se suelen llamar internos, como el Pakua o el Tai Chi Chuan.Muchos practicantes acuden actualmente a Wudang buscando inspiración en su práctica.

 

Resulta curioso reparar en el detalle de que Shaolin es budista y Wudang taoísta. En Shaolin se practican los estilos externos y en Wudang los estilos internos. Shaolin está en el norte y Wudang en el sur. Es la China del Yin y el Yang

 

La isla de Okinawa (Japón)

 

El siguiente destino, el cuarto, se encuentra frente a la costa del sur de China, Okinawa, la isla principal del archipiélago de las Ryu Kyu, la región más meridional de Japón. Podríamos llegar hasta allí a través de una agradable travesía en barco.

 

La extensión de toda la isla es de tan solo 1200 km2 (más pequeña que la ciudad de Londres) pero en ella surgió una de las artes marciales más importantes en el mundo actual: el Karate. En la historia de Okinawa y sus habitantes podemos observar que en varias ocasiones se promulgó la prohibición de usar armas de combate, lo que empujó sin duda a los okinawenses a prestar atención a las artes de lucha de mano vacía.

Castillo de Shuri. Foto (CC): Kristian Mollenborg/ Flickr
Castillo de Shuri. Foto (CC): Kristian Mollenborg/ Flickr

Durante muchos siglos el Reino de las Ryu Kyu era totalmente independiente. Sin embargo, estuvo influenciado por China hasta el siglo XVII, cuando tuvo lugar la ocupación por parte del Imperio japonés.

 

La cultura autóctona, así como la influencia chino-japonesa, han sido el crisol en el que el karate ha ido tomando forma y creciendo con una identidad propia hasta convertirse en una de las artes marciales más practicadas en todo el mundo. Curiosamente los okinawuenses son una da las poblaciones más longevas del planeta.

 

 

Butokuden (Japón)

 

Okinawa se convirtió en una provincia japonesa cuando el “País del Sol Naciente” se vio obligado a modernizarse a finales del siglo XIX, iniciando un proceso que se ha llamado Restauración Meiji. Japón pasó una organización feudal regida por el Shogun a ser dirigido por un gobierno al modo occidental, que encabezaba un potente aparato administrativo que controlaba todas las áreas en el nuevo estado.

 

Para gestionar las artes marciales -y utilizarlas con fines políticos y nacionalistas, dicho sea de paso- se creó la Dai Nihon Butoku Kai o Gran Sociedad Japonesa de las Artes Marciales.

Butokuden, Kyoto. Foto(CC): Mariemon/ Wikipedia commons
Butokuden, Kyoto. Foto(CC): Mariemon/ Wikipedia commons

Este organismo regularizó las diferentes artes niponas. Entre 1895 y 1899 se construyó un enorme dojo en la ciudad de Kyoto, el Budo Senmon Gakko o Butokuden (Colegio de Artes Marciales), que se convirtió en el símbolo del Budo japonés.

 

Desde el Butokuden se controló el desarrollo de las artes marciales, algunas tan importantes como el Judo, el Kendo, el Karate Do o el Aikido. En nuestros días, la dimensión de las artes japonesas ha sobrepasado a nivel mundial las posibilidades del Butokuden, pero es visita obligada de todo artista marcial que viaja a Kyoto.

 

Auditorio de Long Beach (Estados Unidos)

 

Pero las artes marciales no se quedaron en oriente. Se extendieron por todo el mundo a través de diversas vías, y en ocasiones se adaptaron a la mentalidad occidental. Por eso este recorrido por la historia prosigue con un largo trayecto en avión hasta el condado de Los Ángeles, California, 1964.

 

Long Beach es una población de menos de 500.000 habitantes que iba a convertirse en el centro mundial de las artes marciales. Allí en donde Ed Parker organizó su famoso Torneo Internacional de Karate. A pesar de su nombre, no era solo para karatekas, sino que en realidad estaba abierto a luchadores de cualquier sistema. La primera edición no defraudó y tuvo una gran repercusión, hasta el punto de que el torneo siguió repitiéndose año tras año, adquiriendo una gran fama y prestigio.

Cartel de primer Torneo Internacional de Karate de Long Beach
Cartel de primer Torneo Internacional de Karate de Long Beach

Allí se plantó la semilla que daría lugar posteriormente a deportes de contacto como el full contact, el kick boxing o las populares MMA (Mixed Martial Arts). Y allí se dieron cita míticos luchadores: Chuck Norris, Bill Wallace, Joe Lewis, Benny Urquídez… y también Bruce Lee.

 

Fue en 1967 en el Auditorio de Long Beach, durante una exhibición, donde el pequeño dragón demostró su “puñetazo de una pulgada”, que le dio a conocer como artista marcial.

 

 

Pabellón París-Bercy (Francia)

 

La séptima y última escala de nuestro viaje es una ciudad icónica en muchos ámbitos: París, la puerta por la que las artes marciales entraron en Europa. Fueron los franceses los primeros europeos en interesarse por los métodos de lucha asiáticos, y consiguieron que muchos maestros dieran a conocer sus sistemas, primero a través de demostraciones y cursos y luego estableciéndose en Europa de forma permanente.

 

A mediados del siglo XX, para conocer ciertas artes marciales era necesario viajar al país galo, como hemos hecho nosotros ahora. Pero además desde allí se realizó una magnífica labor de divulgación a través de muy diversos libros y revistas. “Karate Bushido” o “Budo” son algunas de esas publicaciones en papel couché que desde los años 70 dieron a conocer las artes marciales en Francia y en muchos otros países del viejo continente.

 

Allí se han celebrado las mayores y más espectaculares demostraciones de artes marciales de Europa: las realizadas en el Festival de Artes Marciales de Paris-Bercy. En las 32 ediciones celebradas hasta ahora, muchas artes y maestros se han presentado en sociedad a toda Europa.Ssacar un par de entradas y sentarse en los asientos del “Palais Omnisports de Paris-Bercy” puede ser un buen colofón para este viaje por las artes marciales

 

NOTA:

-Juan Antonio García Ruiz es maestro de Karate 5º DAN, director del https://budoblog.es/, del programa Camino Marcial y colaborador de las revistas de artes marciales El Budoka, Dragonz Magazine y Cinturón Negro, entre otras. Este artículo ha sido publicado también por el autor en: El Budoka y Budoblog

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Antonio Estrada (martes, 04 septiembre 2018 13:39)

    Interesante artículo.

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

 

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com