INFORMACIÓN: Fallece a los 84 años de edad Miguel de la Quadra-Salcedo, el eterno giróvago

Foto: (cc) Wikipedia.org
Foto: (cc) Wikipedia.org

Por Jesús Mediavilla González

 

Nos ha dejado uno de los reporteros perteneciente a una generación de periodistas auténticos, de los de antes, de aquellos que hastiaban el sosiego de las redacciones para viajar el epicentro de la noticia y conocer de primera mano lo que allí acaecía. Deportista y aventurero, Miguel de la Quadra-Salcedo cubrió de reportero de guerra acontecimientos como la muerte del Che Guevara o el golpe de estado de Pinochet. En los 70 cambió su registro, empujado por su espíritu viajero y explorador, dejando de lado el reporterismo de guerra por el de aventura, donde destacó por su labor y pasión por la divulgación.

Miguel de la Quadra-Salcedo (Madrid, 30 de abril de 1932-Madrid, 20 de mayo de 2016), ha fallecido la mañana de este viernes en su domicilio de la capital a la temprana hora de las 6.00. Nos deja uno de los grandes mitos de la televisión española. Fue el canon clásico del explorador, de los que en las selvas abren el camino a machetazos, para los que sus únicas guías eran la brújula, un deteriorado mapa y la propia intuición. Su espíritu giróvago –se denomina así al monje que, por no sujetarse a la vida regular de los anacoretas y cenobitas, vagaba de uno en otro monasterio- lo llevó a ser reportero, etnólogo en el Amazonas, buscador de pepitas de oro, domador de leones, y especialista de cine. Un personaje poliédrico que ha destacado en todo lo que ha hecho, deporte y reportajes, viajes y aventuras.

 

Pasó su infancia en Navarra, de donde siempre se ha sentido. Pronto regresó a Madrid, donde nació, para estudiar perito agrario. Pero por lo que destacó fue por su corpulenta complexión atlética, lo que le llevo a acaparar portadas en la prensa deportiva. Fue nueve veces campeón de España de lanzamiento de disco, peso y martillo, consiguiendo varias plusmarcas nacionales, y batió el récord mundial de jabalina utilizando una técnica vasca posteriormente anulada. Representó a España en los JJOO de Roma de 1960, y también hizo participación en los Juegos Iberoamericanos. Al finalizar el certamen, decidió no regresar  con el equipo a España, y puso rumbo a la Isla de Pascua. Tres meses a bordo de un ballenero, el viaje iniciático a una vida dedicada al viaje, respeto de la naturaleza, culto a la curiosidad, y maestro de la divulgación.

 

Se forja un mito

 

Dada su carrera deportiva como finalizada, se hizo arponero. Con las ganancias derivadas de aquella actividad se compró una pequeña cámara de cine y puso rumbo al Amazonas. Desde el primer momento que pisó la selva, quedó hechizado por su magia. Hizo de este lugar y de América su segundo lugar, de donde sus mejores recuerdos tienen como escenario el universo amazónico. Desde aquella primera vez no ha dejado de regresar.

 

Durante los primeros años de los 60, su maestría con el uso de la jabalina le permitió ganarse el respeto de los indígenas. Cuatro años de viajes por la frondosa selva, dando rienda suelta a su curiosidad ilimitada. Durante estos años trabajo para el gobierno colombiano como etnólogo, e incluso como buscador de pepitas de oro. Días intensos que fueron forjando y marcando al eterno giróvago.

 

Su historia en la televisión comenzó cuando, cámara en mano, decidió filmar su encuentro, entre enormes forcejeos, con una enorme anaconda que casi lo estrangula. Este suceso, hecho secuencia en celuloide, le abrió las puertas a TVE. De regreso a Madrid presentó la grabación en la televisión española, entonces en el Paseo de la Habana. La casualidad, y la atención de algún jefe, jugo a su favor.

 

10 años en el centro de la tormenta

 

La proyección de Miguel de la Quadra-Salcedo no pasó desapercibida entre los estudios de televisión. Era 1964 y el incipiente reportero se abría paso en el mundo periodístico mientras se iba haciendo realidad un nuevo género periodístico, el reportaje de actualidad, su mejor baza. “A toda plana” fue el programa que cobijó el trabajo de aquellos periodistas pioneros, entre los que se encontraba el aventurero madrileño.

 

En su primer trabajo realizó la cobertura informativa como corresponsal en la crisis de la República Democrática del Congo, donde se volvió a topar con la muerte. Fue condenado por haber rodado el fusilamiento de 300 prisioneros. La suerte y la picardía lo salvaron. Tuvo suerte. Había hecho amistad con unos soldados cubanos que lo rescataron de prisión en un Jeep armado.

 

Desde entonces, trabajo como corresponsal cubriendo conflictos como la guerra de Vietnam, la muerte del Che Guevara, la guerra interminable de Yom Kippur, la vuelta del peronismo en Argentina, el devastador terremoto de Managua en el 72, la larga marcha de los eritreos o la filmación de la China de Mao. Sin embargo, la censura hizo estragos en la difusión de sus reportajes. La negociación de la independencia del Sáhara entre el gobierno español y el Frente Polisario, aguantando simultáneamente la presión de la Marcha Verde marroquí para anexionarse la región desértica, nunca vio la luz en España. O el golpe de estado en 1973 de Augusto Pinochet para derrocar al gobierno de Salvador Allende en Chile, el cuál sería censurado por el franquismo y no se emitiría en España hasta 18 años después.

“Conocer la naturaleza, el mundo que nos rodea, nos da todo lo que necesitamos para vivir” Foto: (cc) Wikipedia.org
“Conocer la naturaleza, el mundo que nos rodea, nos da todo lo que necesitamos para vivir” Foto: (cc) Wikipedia.org

La reactivación del gen nómada

 

A mediados de la década de los 70, Miguel de la Quadra-Salcedo cambia de registro. Cansado de esta modalidad, y tal como explicó en El Periódico sus motivos para justificar el cambio: "Mi experiencia me mostró que hasta los frentes de liberación popular más puros acaban corrompiéndose". Detrás deja el reporterismo de guerra para dedicarse en cuerpo y alma a su pasión, los viajes. Realizó grandes documentales históricos, basados en los grandes exploradores, y programas de aventura.

 

De ésta época son los programas de “Mundo en acción”, donde rememoraba los viajes del mismo Marco Polo o las expediciones polares de Amundsen. Sus ansias aventureras lo llevaron a grabar el concurso “A la caza del tesoro”, o a participar en el rally Camel-Trophy.

 

Sin lugar a dudas, su trabajo más pletórico fue la creación de “Aventura 92”, un proyecto que nació con el apoyo del rey Juan Carlos I con el objetivo de conmemorar el quinto centenario del descubrimiento de América. El objetivo era idear un programa que pusiera en valor las riquezas culturales, y su intercambio, entre América Latina y España, posibilitando el intercambio y el traslado de jóvenes a América Latina. A lo largo de los años, el programa ha ido cambiando de nombre, llamándose posteriormente “Ruta Quetzal” y, actualmente, “Ruta BBVA”. Con más de 30 años activo, el proyecto ha permitido que 10.000 jóvenes estudiantes de más de 50 países hayan participado ya en esta aventura de inmersión en la cultura y en la historia.

 

La historia y el azar, cuanto menos caprichosas, han querido que Miguel de la Quadra-Salcedo fallezca el mismo día, 510 años después, que uno de sus grandes referentes. No es otro que el mismísimo Cristóbal Colón. 

 

Enlace de interés:

 

Documental sobre Miguel de la Quadra-Salcedo realizado por RTVE dentro de la serie de documentales "Crónicas".

 

Cónicas-De la Quadra-Salecedo: El reportero que quisimos ser

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

 

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com