OPINIÓN: El viajero auto selfie

© Dibujo: Miguel Porres
© Dibujo: Miguel Porres

Por Mariano Belenguer

 

El verano es la época más propicia para observar la diversidad de la fauna turística. Las hordas de desplazados por placer, supuestamente para descansar, relajarse y conocer nuevos lugares es tan variopinta que resulta tan entretenido como para un ornitólogo visitar la selvas amazónicas.De todas las especies de turistas, últimamente hay una que me resulta especialmente  patética. Es la que podíamos denominar como  el “el viajero auto selfie”.

Para que haya surgido este personaje ha hecho falta  la confluencia de varias circunstancias  en el transcurso de los últimos años.  La primera de ellas fue la eclosión de los blogs de viajes en internet; la segunda, la paulatina sustitución de la cámara fotográfica por las cámaras integradas de los smartphone.

 

Pero ambos factores no fueron más que los elementos tecnológicos que surgieron en un entorno social favorable  para el nacimiento de este prototipo turístico. El terreno abonado lo configura  la sociedad opulenta occidental que ha convertido el viaje en una especie de necesidad dentro de la cultura del ocio; en un elemento de consumo más, y por supuesto, indispensable como signo de estatus, prestigio, notoriedad  e incluso de normalidad.

 

Hasta tal punto es así que la persona que no viaja –pobrecita-- es que o no puede, o es un bicho raro. Todos comprobamos como proliferan los coleccionistas de viajes con la obsesiva inquietud de mostrar de forma compulsiva  los múltiples  países que han recorrido para manifestar lo grandes que son (ellos y ellas, no los países). Como si su inteligencia, su grandeza, su mérito o su valor dependiera del número de kilómetros recorridos.

 

El siguiente ingrediente sociológico para configurar la especie del “viajero auto selfie”, no es de reciente aparición, aunque sí de una gran proliferación en los últimos tiempos. Me refiero el fenómeno de la egolatría viajera: el “yo/mi/me/conmigo”.  Consiste en que el viajero/turista se convierte en el centro exclusivo y único  de su viaje.

 

Este tipo de turista o viajero infantilizado lo único que ve durante su viaje es a sí mismo en diferentes entornos geográficos. Su obsesión es fotografíarse él y sus acompañantes , con diferentes fondos o acompañado de lugareños exóticos. El objetivo final, demostar que estuvo allí.  Lo demás es secundario, y, por supuesto, enterarse de las realidades de los lugares visitados es lo de menos…lo importante es lo que a él o ella le pasó: yo, mi, me, conmigo…

 

Para completar el perfil de este “viajero” faltaba un pequeño utensilio, el brazo articulado para enganchar el móvil “inteligente” . El no va más. Equipaje completo.

 

Así fue como me encontré no hace mucho a un representante de esta especie en la localidad que supuestamente visitaba . Se trataba de un joven, cuya nacionalidad no quiero decir para que ningún estado de los "tecnológicamente desarrollados" se sienta ofendido, pero que podía ser de cualquiera de ellos. Iba caminando con su smartphone enganchado, haciendo un “autovideo” y grabando  sus “autopalabras”. Con una “autoestupidez” supina,  se iba encaminando -en una calle sin ningún interés monumental-  a su fatal desenlace: el peligroso bordillo de una acera. Se veía venir… como estos viajeros sólo se miran a sí mismos, tropezó y su micro-equipo multimedia se fue al traste con él.

 

Seguro que a la vuelta lo colgó en su blog como una anécdota interesante para añadir a la colección y puede que  piense  que sus vivencias y experiencias hayan aumentado y enriquecido su talento. Seguro que opina y escribe en el blog  que los viajes aportan un gran desarrollo personal, porque lo ha escuchado por algún sitio y lo ha vivido personalmente.  Los hay incluso, que se sienten periodistas y que escriben libros de viajes con la filosofía auto selfie. Es decir, contando solamente lo que a ellos les pasa, nunca los que les ocurre a los habitantes de los lugares visitados.

 

Lo más inteligente de toda la escena, el móvil, quedó para el arrastre.

       

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Pilar Lora (viernes, 28 agosto 2015 10:49)

    Muy acertado tu artículo, y es especialmente patético cuando el fenómeno ocurre en al ámbito del periodismo de viajes. El auto selfie también se ha filtrado en muchos programas viajeros de televisión. No hay más que comparar los antiguos programas de viajes y aventuras y las bazofias que hacen ahora en las televisiones, diciendo sandeces, con los presentadores chupando cámara constantemente y sin profundizar en nada. El auto selfie periodístico también está, lamentablemente, en auge. Prefiero no decir nombres para no molestar a nadie. Saludos.

  • #2

    Ricardo Senespleda (sábado, 29 agosto 2015 12:14)

    Qué razón tenéis. Veo a mucha gente, en los museos que permiten hacer fotos, que en lugar de observar los cuadros y las obras de arte con detalle, se colocan de espaldas a la pintura para hacerse la foto con la obra al fondo. Y luego pasan de largo. ¡Ridículo vamos!

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com