OPINIÓN: Sobre viajeros "de excelencia" y excelentes viajeros

(CC) Foto Enric Caballero
(CC) Foto Enric Caballero

Por Mariano Belenguer


Algunos mensajes publicitarios resultan especialmente indignantes, y más todavía en tiempos de crisis económicas. En  fechas señaladas y especialmente diseñadas para el consumo compulsivo, ya sean navidades, días de padres y madres, enamorados, etc… no faltan anuncios de este tipo.  Recuerdo uno en concreto que me resultó irritante por su directa referencia al mundo de los viajes y los viajeros. Se trataba del anuncio de un reloj para “worldclass travelers”, es decir, para viajeros “de excelencia”.

El anuncio en concreto ocupaba toda una página de un periódico nacional y no le faltaba detalle –como suele ocurrir con todos los anuncios sutilmente estudiados- Presentaba a un futbolista famoso en un plano medio con un avión de fondo en un aeropuerto internacional. El futbolista --todo un emblema del éxito fácil convertido en símbolo glamuroso gracias a pegarle patadas con acierto a una pelota-- aparecía disfrazado de viajero tipo Indiana Jones moderno.

 

Con chupa de cuero al hombro y barba de dos días mostraba en su muñeca lo que le convertía en un “viajero de excelencia”: un reloj “worldclass”. Anillo de casado en su dedo y tatuaje en la mano añadían un toque de conservadurismo y modernidad a la vez, para poder llegar a todos los públicos –adinerados, por supuesto-.

 

A esta imagen, cargada de connotaciones elitistas, se le añadían los elementos más denotativos; un detalle del extraordinario reloj en primer plano y un texto que decía frases como:

 

“El mundo como horizonte…/…la perfección como excelencia…/…leyenda y hazaña…/… el reloj de viaje como excelencia…/…hora universal que permite leer permanentemente  la hora en los 24 husos horarios…/…confort y elegancia para viajes de primera clase…”

 

En letra pequeña un diminuto detalle sin importancia, el precio: ¡10.000 Euros!

 

El viajero “de excelencia” a quien iba dirigido este anuncio dista mucho de lo que entendemos por un excelente viajero. El buen viajero, el excelente viajero o viajera es el que viaja por el mundo sin alardear de sofisticados  relojes, collares de perlas o pendientes de diamantes, sino todo lo contrario.

 

 El buen viajero es el que viaja discretamente, el que sabe observar, el que se percata de su entorno, el que ayuda y es capaz de integrarse entre sus pobladores , el que denuncia a la vuelta, el que se indigna con lo que pasa a su alrededor. El viajero excelente no “de excelencia” sabe que con el precio de un reloj de este tipo se puede llenar un contenedor de herramientas, medicamentos u  otras necesidades útiles para cualquier país de la mayoría del mundo.

 

Un viajero excelente se compra un reloj corriente y el cálculo de los husos horarios los hace rápidamente “de cabeza”. A un buen viajero no se le ocurre comprarse un reloj de 10.000 euros para ser un viajero “de excelencia”. A estos últimos, los worldclass travelers, el único destino que se nos ocurre sugerirles es que se vayan a la mierda.

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

 

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com