OPINIÓN: ¡Viajen solas!

Viajera contemplando el paisaje /©javidmgz
Viajera contemplando el paisaje /©javidmgz

Por Javi Domínguez 

 

Parece innato el existente reparo a que una mujer viaje sola a pesar de que cada día es una actividad más común. Miles de ellas lo hacen sin problema. Existen riesgos, para todos los viajeros, independientemente del sexo por lo que el problema no reside en el viaje de la mujer en solitario sino en la violencia contra la mujeres en general.

“Es imposible para ti hacer un viaje alrededor del mundo. Primero porque eres una mujer y necesitarías protector…” Así se excusaba el editor del diario New York World, Joseph Pulitzer, cuando rechazaba la propuesta que la reportera Nellie Bly le había hecho acerca de dar la vuelta al mundo. Poco pudo hacer Pulitzer ante la convicción de la periodista. Bly viajó alrededor del globo imitando al personaje de Julio Verne Willy Fogg y mejorando la hazaña ya que completó la vuelta al mundo en 72 días. Sus experiencias se recogen en su diario que fue publicado en español hace unos años. 

 

Bly es sólo un ejemplo de muchas mujeres que han sabido viajar solas, enfrentarse a los contratiempos, disfrutar de otras culturas y crecer con el viaje. Sin embargo, hace unos días la BBC abordaba en su sección de viajes la pregunta “¿Deberían las mujeres evitar viajar solas?”

 

El artículo publicado el pasado 22 de noviembre en el apartado ”El Viajero Ético” recoge una serie de desgracias que las mujeres han sufrido encontrándose solas de viaje.

 

Con motivo del reciente Día Mundial contra la Violencia de Género, el 25 de noviembre, recupero la pregunta lanzada por el medio británico y contesto afirmativamente. ¡Por supuesto que la mujer puede viajar sola!

 

Actualmente existen muchísimas mujeres con la mochila acuestas y dispuestas a comerse el mundo. Hay agencias especializadas en mujeres, como la de nuestra compañera Carolina Estellé, y la retahíla de blogueras que recorren el mundo es inabarcable. 

Mochilera en el Parque Nacional Grand Teton, EE.UU. /(CC) NationalParkService
Mochilera en el Parque Nacional Grand Teton, EE.UU. /(CC) NationalParkService

Jodie Ettenberg, abogada que dejó su despacho de Nueva York,  lleva viajando sola desde 2008. En el artículo de la BBC, y en algunas de sus entradas en su blog, Ettenberg afirma que “el problema real es la violencia contra la mujer, sin importar dónde están y de dónde son”. Otra viajera y escritora, esta vez argentina, es Aniko Villalba. Ella lo define muy bien: “cuando vamos solas, somos nosotras (y nuestro instinto femenino) contra el mundo, para bien y para mal” Como ella también se podría mencionar a otra que trajina por el mundo, esta vez la española Carmen Pérez del Olmo Teira.

 

Sira Kalar es otro ejemplo de una mujer viajera. Y de las duras. La estadounidense fue la primera mujer en recorrer Nueva Guinea y se montó sola en un kayak para llegar a Tombuctú tras navegar más de 600 kilómetros en las aguas del río Niger, en uno de los territorios más hostiles del planeta. En muchos países y culturas las mujeres son las encargadas de viajar, asumir los riesgos de la exploración, del recorrido y de las circunstancias ajenas como las mujeres Tubu. Ellas, con su tenacidad, se enfrentan al desierto del Sáhara para proveer reservas a sus comunidades de vuelta en Togo, su país de origen.

 

Estas mujeres han recogido el testido de Mary Kingsley, Gertrude Bell, Annie Smith Peck, Isabella Bird o de Nellie Bly. Pioneras que destacaron como aventureras, exploradoras y viajeras y de las que deriva un listado de mujeres para las que el viaje es vida.

 

Los riesgos de viajar sola dependen del país y la cultura a visitar y con ello, lo más razonable es ajustarse a esos códigos autóctonos. Donde fueres, haz lo que vieres es la mejor manera de ponerse a salvo. También se pueden seguir algunas recomendaciones como las que la propia Jodie Ettenberg propone en uno de sus artículos.

 

Tan sólo hay que ver la cifra de las mujeres asesinadas por violencia de género en los últimos diez años en España para darse cuenta de el viaje no es el problema. El debate se extiende más allá de las fronteras en las que las mujeres se encuentren para centrarse en la propia violencia para con ellas. En casa o viajando. Porque en definitiva es una cuestión de azar.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com