OPINIÓN: La confusión viajera; sobre el post informativo y el publicitario

Varios folletos de viajes / ©javidmgz
Varios folletos de viajes / ©javidmgz

Por Javi Domínguez

 

El mundo de los viajes ofrece oportunidades inabarcables a la hora de escribir los pormenores de cada destino. Qué hacer, qué ver o visitar forman la columna vertebral de cualquier post de viajes. 

A esto se le añade, en la mayoría de las ocasiones, algunas informaciones sobre dónde comer o dónde alojarse. Con más detalle se incluiría la agencia de viaje, la aerolínea o la compañía de alquiler de coches.

 

Existen todo tipo de blogueros y portales de viajes. Motivados por el instinto de compartir, cada uno ahonda en lo que ve necesario. Me encanta buscar, encontrar, ver, leer y rechazar los consejos de los blogueros. Es una fuente de información importantísima que satisface la curiosidad antes de planear un viaje e incluso ayuda a hacernos una idea del lugar.

 

Sin embargo, en muchas ocasiones se enmaraña publicidad e información. Este hecho últimamente popular en la prensa española no pasa desapercibido en las páginas o blogs de viajes. Inocentemente, cuando un bar, hostal, hotel o cualquier otro tipo de establecimiento o negocio aparece entre las líneas de un artículo, pienso que es una manera de remarcar, por parte del autor, un hecho importante que marcó su estancia. Ese restaurante que puso sabor al viaje, el hostal que se convirtió en abrigo durante la estancia o el servicio ameno y eficaz de una compañía de viajes.

 

El problema aparece cuando tras ese nombre enlazado al sitio web hay dinero, por poco que sea.

 

Entramos entonces en la confusión entre información y publicidad. En un aspecto ético. ¿Cuántos post se escriben bajo las premisas de una compañía de viajes? “Contacto con usted para ver la posibilidad de si se prestaría a escribir un artículo sobre nosotros”, “puede colocar el link de nuestro cliente y le ofrecemos…”, “nos gusta el perfil de su blog y pensamos que podríamos iniciar una colaboración”.

 

Las empresas vinculadas a los viajes han sacado punta a las redes sociales, a la proliferación de blogs y páginas relacionadas con este tema. #hastags, buscadores, viralización de lugares que esconden un dinerillo para el que lo promociona. No tengo nada en contra de ello, es más, me parece una gran oportunidad pero condiciona al lector. No se deja claro, y hay pocas posibilidades de saberlo, cuándo el nombre de un negocio está detrás del artículo.

 

Mis respetos por los que viajan de gratis gracias a estas colaboraciones pero bajo cada línea que escriben se esconde un interés pagado, se esconde publicidad. Confío en la mayoría de los compañeros y apuesto a que el gran porcentaje de los artículos, informaciones y posts salen de la maravillosa experiencia de compartir sensaciones viajeras. El problema viene cuando percibo con  sabor agridulce la  publicidad más o menos encubuerta  y no  identificada como tal. Simplemente me confunde. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Pati | relocation lima (martes, 21 mayo 2013 17:34)

    Sinceramente muy interesante la diferenciación!! Muchas gracias por compartirlo!!

    Éxitos con el blog!

    Saludos!

    Patricia.

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

 

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com