INFORMACIÓN: Una fuerte sequía agrava la crisis humanitaria en el Cuerno de África

Éxodo en el Cuerno de África. / Save the Children
Éxodo en el Cuerno de África. / Save the Children

Por Beatriz Hidalgo

 

Más de diez millones de personas del Cuerno de África se están viendo afectadas por la peor sequía en 60 años, según un informe publicado por Naciones Unidas, lo que refuerza aún más la grave crisis alimentaria de la región. Como consecuencia, los índices de malnutrición en grandes áreas de Kenya, Etiopía, Djibouti, Uganda y especialmente Somalia se han disparado. Unido a los conflictos armados de algunas de las regiones y al aumento global del precio de los alimentos, está teniendo lugar un éxodo sin precedentes de personas que buscan comida, agua y seguridad en otros países.

Las organizaciones humanitarias que operan en el este de África describen la situación como “catastrófica”, que recuerda a la ya vivida hace apenas dos años, cuando la misma región fuera azotada por una sequía prácticamente igual a la actual.  

 

Más de la mitad, en torno a 4.6 millones de los afectados, son niños y niñas, según ha denunciado la organización Save the Children. En Kenia, más de una cuarta parte de los niños de las zonas más afectadas sufren desnutrición severa. Mientras, en algunas áreas de Somalia, el 87% de los niños presentan síntomas de desnutrición, haciendo de esta zona de África uno de los lugares del mundo más afectados por el hambre; y es que, según ha publicado Save the Children, la desnutrición entre los menores somalíes se ha duplicado desde principio de año. En total, unos 480.000 niños del Cuerno de África sufren malnutrición aguda, un 50% más que en la sequía de enero de 2009, según ha informado Unicef.

 

La actual es la sequía más severa que ha sufrido el Cuerno de África en los últimos 60 años. La falta de las lluvias que se preveían para amplias zonas de la región afectada ha llevado a la destrucción de muchas zonas de cultivo, falta de cosechas y muerte del ganado. En algunas zonas se ha perdido hasta el 60% de las reses.

 

La crisis está provocando un intenso desplazamiento de población que está desbordando los campamentos de refugiados. En Kenia, el campamento de refugiados de Dadaab, el más grande del mundo, está al borde del colapso con más de 350.000 personas. En Etiopía ya se han establecido tres campamentos de refugiados/desplazados a los que acuden entre 300 y 500 nuevos refugiados al día.

 

El 45% de los refugiados de los campamentos de Kenia y Etiopía proceden de Somalia, el país más afectado por esta crisis, debido también a un conflicto de dos décadas que ha dejado dividido al país y gran parte de su población se refugia en campamentos. En las últimas dos semanas Kenia ha recibido a 20.000 somalíes, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que hasta ahora contabilizaba la entrada de 10.000 refugiados somalíes al mes. Un nuevo campo para albergar a desplazados se está instalando en Kobe (Etiopía), cerca del ya existente en Melkadida, en el sureste del país.

 

La desesperada situación y las difíciles condiciones no sólo han desatado tensión dentro de los campamentos, sino también entre los refugiados y la población de los pueblos vecinos, que sienten que ahora compiten entre ellos por los escasos alimentos. El precio del maíz, base de la dieta para la mayoría de los kenianos, ha aumentado en un 40%. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) calcula que necesitará unos 477 millones de dólares para aliviar el hambre en la región desde ahora hasta el final del año.

 

136 millones de dólares para salvar somalíes

 

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha solicitado a los donantes internacionales 136,3 millones de dólares adicionales para asistir a los somalíes que han buscado refugio en Kenya, Etiopía y Djibouti. La petición tiene un carácter urgente en vista del deterioro de las condiciones humanitarias y el creciente desplazamiento en Somalia.


El ACNUR señaló que necesita esos recursos para atender a 90.000 somalíes recién llegados a Etiopía, así como a los que continúen llegando el resto del año.


El Alto Comisionado, Antonio Guterres afirmó sentirse consternado por el enorme sufrimiento de estas personas en su búsqueda de alimentos y seguridad, durante una visita reciente a una zona fronteriza con Somalia. “Los niños refugiados se están muriendo y sus madres, reducidas a esqueletos andantes, se ven ante la terrible disyuntiva de elegir a qué hijo salvar primero”, dijo Guterres. Una “cuestión de vida o muerte” tal y como ha definido en una entrevista a la BBC una de las miles de mujeres que se ven obligadas a recorrer largas distancian durante semanas en busca de agua y comida.


El ACNUR estima que un cerca de dos millones de personas, un cuarto de la población de Somalia, se ha desplazado o salido del país huyendo de la violencia y la crisis humanitaria.

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com