INFORMACIÓN: Se cumplen 100 años desde la denuncia del horrendo trato a los indígenas

Miles de indígenas fueron esclavizados y asesinados durante la fiebre del caucho. Fot. Survival
Miles de indígenas fueron esclavizados y asesinados durante la fiebre del caucho. Fot. Survival

Por Survival Internacional

 

En tan sólo doce años, treinta mil indígenas amazónicos fueron esclavizados, torturados, violados y llevados a la hambruna durante la fiebre del caucho, según un informe histórico del investigador irlandés Roger Casement publicado tal día como hoy hace 100 años.

Casement fue enviado por el Gobierno británico para investigar los crímenes cometidos por el gigante del caucho con base en Gran Bretaña, la Peruvian Amazon Company. Descubrió que “los crímenes de los que se acusa a muchos hombres que trabajan para la Peruvian Amazon Company son de los más atroces, e incluyen el asesinato, la violación y los latigazos constantes”.

Agentes de la empresa capturaron a decenas de pueblos indígenas en la Amazonia occidental para recolectar caucho silvestre con el que abastecer a los mercados europeo y norteamericano. En pocas décadas, muchos de esos pueblos fueron exterminados.

La mayoría de los detalles de este demoledor episodio han caído en el olvido, pero para los descendientes de quienes sobrevivieron a la fiebre del caucho les resulta imposible ignorar la realidad de la “cosecha de la selva”, que prosigue en la actualidad.

Posiblemente los indígenas aislados a los que se ve con impresionante detalle en las imágenes publicadas hace unas semanas desciendan de esos supervivientes. Ahora son testigos de una nueva “cosecha de la selva” en sus propios territorios. Los madereros ilegales, atraídos por el alto valor de las maderas en peligro de extinción, avanzan cada vez más hacia sus recónditos hogares en la selva.

Hace seis meses, la organización conservacionista británica Upper Amazon Conservancy (UAC) documentó campamentos madereros ilegales en zonas habitadas por indígenas murunahua no contactados. Sin embargo, según un comunicado del ministro de Medio Ambiente de Perú de la semana pasada, el Gobierno tiene la tala bajo control casi al 100%. “Cada caoba que se tala hoy está georreferenciada y controlada”.

El portavoz de UAC, Chris Fagan, dijo a Survival International: “El comunicado del ministro es incorrecto al 100%. La mayoría de la caoba sigue siendo talada de forma ilegal en las áreas protegidas de Perú, o en territorios indígenas, sin planes de gestión adecuados”.

Fuentes internas a Survival International declararon hoy: “Allá donde se puede hacer dinero en la Amazonia, bien sea cortando sus árboles o extrayendo sus riquezas, los indígenas acaban muertos. Es lo que ocurría hace 100 años, y es lo que sigue ocurriendo hoy en día. Un siglo de declaraciones de derechos humanos y planes cada vez más complejos para salvar la selva no han tenido demasiado impacto, y no lo tendrán hasta que los indígenas, a quienes pertenece esta tierra, estén en el centro del debate. Han demostrado una y otra vez que son, con diferencia, los mejores guardianes de su propia tierra”.

Fuente: http://www.survival.es/noticias/7094

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ramon Villero (viernes, 18 marzo 2011 17:41)

    Otro ejemplo: el que trancribo a más abajo sobre la situación la Patagonia argentina y que publiqué hace algunos años en "Rutas del Mindo".
    Por desgracia, siempre ha sido así. Mejoramos, pero demasiado despacio; a ritmo demasiado lento. Darwin hablaba del círculo expansivo de la compasión para que la humanidad siguiese avanzando.
    Parece que es el únic camino; el respeto; el cariño hacia los demás.
    En cualquier caso, pienso, el mundo es mejor ahora que hace cien años. Avanzamos, poco a poco, pero avanzamos. No hay que perder la esperanza.

    La Guerra del Desierto
    La Patagonia abarca el amplio territorio que va desde el río Colorado en el Neuquén Argentino y la región de los Lagos en Chile hasta el estrecho de Magallanes y la Tierra de Fuego. Una superficie aproximada de 800.000 km2.
    Este extraordinario territorio estaba originalmente poblado por los indios gemakes, tehuelches y mapuches. Los conquistadores españoles nunca tuvieron el menor respeto por ellos. La persecución de estas etnias derivó en lo que se conoce por el nombre de araucanización. Es decir la mezcla de los indígenas originarios de la Araucaria chilena con los de la Pampa argentina y el norte de la Patagonia, lugar este último donde los indios se reagruparon y resistieron, e incluso llegaron a comerciar con el hombre blanco. Sin embargo, si bien aguantaron durante varios siglos, lo peor todavía estaba por llegar.
    La colonización de esta zona del país es triste y miserable. Un militroncho, el general Julio Argentino Roca –del que todavía se conservan para vergüenza nacional varios monumentos conmemorativos- se las ingenió para aniquilar la población indígena
    ¿Les suenan los nombres de “Guerra del Desierto” o “Conquista del Desierto” o “Desert Storm”? Acciones militares, por supuesto. Pues el señor Julio A. Roca que para más inri fue presidente de Argentina entre 1880–1886 lanzó hacia 1878 una acción -la denominada Guerra del Desierto- contra los indios del Neuquén y la Patagonia que fueron prácticamente aniquilados. La guerra propició la posterior colonización. A partir de entonces la ganadería y sobre todo la agricultura impulsarían uno de los motores del país. La situación actual de los indios mapuches es confusa. Se estima que unos 50.000 indios conforman la población actual, aunque de estos la mayoría son fruto del mestizaje. Lo que antes decía: bendito mestizaje.

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com