OPINIÓN: Sobran fronteras, faltan palabras.

Por Carmen Ortiz

 

A lo largo de la historia el hombre con su soberbia natural y en su ignorancia de creerse dueño de la tierra que pisa, ha levantado muros y alambradas, abriendo una brecha incurable entre pueblos y sellando para siempre la posibilidad de un diálogo o entendimiento, bajo la justificación de la “seguridad”.

 

El noviembre de 2009 se celebró el veinte aniversario de la caída del Muro de Berlín. Los periódicos nacionales abrían con la Gran fiesta de la Libertad, sin embargo, si echamos nuestra mirada un poco al sur, el confeti se nos atraganta y los golpecitos en el pecho comienzan a escocer. En muchos lugares del mundo, desde Estados Unidos hasta el sevillano barrio de Bami -separado de las Tres Mil Viviendas por un muro- se levantan barreras, murallas y alambradas.

Según el censo realizado por el geógrafo Michel Foucher en el mundo existen más de un total de 7.500 kilómetros de muros y alambradas, aunque llegarán a alcanzar los 18.000 kilómetros cuando estén terminados.

 

Una de los últimos muros en construirse ha sido el de Ceuta y Melilla, construidos a finales del siglo XX, por orden del propio Gobierno español y con el fin de frenan la inmigración africana a Europa. En estas dos ciudades fronterizas se han levantado 8,2 kilómetros de alambrada en Ceuta y 12 Kilómetros en Melilla. Estos muros visibles han triplicado su altura desde su creación y se han modernizado, empleando las últimas tecnologías, cámaras infrarrojas, difusores de gases lacrimógenos, sistemas que impiden el uso de escaleras para pasar la valla, laberinto de cables trenzados y piquetes de 1 a 3 metros de altura, para evitar el paso de inmigrares.

 

Frontera similar existe entre los países de Estados Unidos y Méjico, que en los últimos 15 años se ha cobrado más de 5.600 vidas. El muro entre Cisjordania e Israel o los muros de Río de Janeiro que aísla a algunas de las favelas o barrios pobres del resto de la ciudad son algunos de los más de 14 muros visibles que existen en el mundo.

 

Desde Periodismo de viajes alzamos un grito, con una importante carga de esperanza, a favor de un mundo sin muros, ni fronteras. Donde las personas puedan transitar libremente sin alambradas, ni barreras en su horizonte. Un mundo en el que sea más fácil comenzar un diálogo que una nueva frontera, y por último, un mundo donde la educación termine derrumbando los muros psicológicos que son los que terminan manifestándose físicamente con hormigón.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENTIDADES Y EMPRESAS COLABORADORAS

Síguenos en Facebook
Suíguenos en Twitter

Síguenos en Google+


Si tienes interés en recibir notificación de los nuevos artículos publicados en este sitio web puedes registrar tu dirección pinchando en el siguiente enlace:

LUGARES DESDE

DONDE NOS VISITAN

Sociedad de Periodismo

de Viajes. 

Seminario Permanente de Periodismo de Viajes

spviajes@gmail.com